Josemaría Escrivá Obras
 
 
 
 
 
 
 
 
  Camino > Cosas pequeñas > Punto 830
830

No me seas... tonto: es verdad que haces el papel —a lo más— de un pequeño tornillo en esa gran empresa de Cristo.

     Pero, ¿sabes lo que supone que el tornillo no apriete bastante o salte de su sitio?: se aflojarán piezas de más tamaño o caerán melladas las ruedas.

     Se habrá entorpecido el trabajo. —Quizá se inutilizará toda la maquinaria.

     ¡Qué grande cosa es ser un pequeño tornillo!

[Imprimir]
 
[Enviar]
 
[Palm]
 
[Guardar]
 
Traducir punto a:
Anterior Ver capítulo Siguiente