Josemaría Escrivá Obras
831

Eres, entre los tuyos —alma de apóstol—, la piedra caída en el lago. —Produce, con tu ejemplo y tu palabra un primer círculo... y éste, otro... y otro, y otro... Cada vez más ancho.

     ¿Comprendes ahora la grandeza de tu misión?

Anterior Ver capítulo Siguiente