Josemaría Escrivá Obras
85

Despacio. —Mira qué dices, quién lo dice y a quién. —Porque ese hablar de prisa, sin lugar para la consideración, es ruido, golpeteo de latas.

     Y te diré con Santa Teresa, que no lo llamo oración, aunque mucho menees los labios.

Anterior Ver capítulo Siguiente