Josemaría Escrivá Obras
850

¡Qué conversaciones! ¡Qué bajeza y qué... asco! —Y has de convivir con ellos, en la oficina, en la universidad, en el quirófano..., en el mundo.

     Si pides por favor que callen, se te burlan. —Si haces mala cara, insisten. —Si te vas, continúan.

     La solución es ésta: primero, encomendarles a Dios y reparar; después..., dar la cara varonilmente y emplear "el apostolado de la mala lengua". —Cuando te vea ya te diré al oído un repertorio.

Anterior Ver capítulo Siguiente