Josemaría Escrivá Obras
903

Si ves claramente tu camino, síguelo. —¿Cómo no desechas la cobardía que te detiene?

Anterior Ver capítulo Siguiente