Josemaría Escrivá Obras
961

Es preciso que seas "hombre de Dios", hombre de vida interior, hombre de oración y de sacrificio. —Tu apostolado debe ser una superabundancia de tu vida "para adentro".

Anterior Ver capítulo Siguiente