Josemaría Escrivá Obras
968

Gozosamente te bendigo, hijo, por esa fe en tu misión de apóstol que te llevó a escribir: "No cabe duda: el porvenir es seguro, quizá a pesar de nosotros. Pero es menester que seamos una sola cosa con la Cabeza —'ut omnes unum sint!'—, por la oración y por el sacrificio".

Anterior Ver capítulo Siguiente