Josemaría Escrivá Obras
98

Después de la oración del Sacerdote y de las vírgenes consagradas, la oración más grata a Dios es la de los niños y la de los enfermos.

Anterior Ver capítulo Siguiente