Josemaría Escrivá Obras
99

Cuando vayas a orar, que sea éste un firme propósito: ni más tiempo por consolación, ni menos por aridez.

Anterior Ver capítulo Siguiente