Josemaría Escrivá Obras
991

No puedes "subir". —No es extraño: ¡aquella caída!...

     Persevera y "subirás". —Recuerda lo que dice un autor espiritual: tu pobre alma es pájaro, que todavía lleva pegadas con barro sus alas.

     Hacen falta soles de cielo y esfuerzos personales, pequeños y constantes, para arrancar esas inclinaciones, esas imaginaciones, ese decaimiento: ese barro pegadizo de tus alas.

     Y te verás libre. —Si perseveras, "subirás".

Anterior Ver capítulo Siguiente