Josemaría Escrivá Obras
992

Da gracias a Dios, que te ayudó, y gózate en tu victoria. —¡Qué alegría más honda, esa que siente tu alma, después de haber correspondido!

Anterior Ver capítulo Siguiente