Josemaría Escrivá Obras
993

Discurres... bien, fríamente: ¡cuántos motivos para abandonar la tarea! —Y alguno, al parecer, capital.

     Veo, sin duda, que tienes razones. —Pero no tienes razón.

Anterior Ver capítulo Siguiente