Josemaría Escrivá Obras
998

¡Bendita perseverancia la del borrico de noria! —Siempre al mismo paso. Siempre las mismas vueltas. —Un día y otro: todos iguales.

     Sin eso, no habría madurez en los frutos, ni lozanía en el huerto, ni tendría aromas el jardín.

     Lleva este pensamiento a tu vida interior.

Anterior Ver capítulo Siguiente