Josemaría Escrivá Obras
1040

¿Morirse?... ¡Qué comodidad!, repito.

    —Como aquel santo obispo, anciano y enfermo, di: “non recuso laborem: Señor, mientras te pueda ser útil, no rehúso vivir y trabajar por Ti.

Anterior Ver capítulo Siguiente