Josemaría Escrivá Obras
1042

Desea ardientemente que, cuando nuestra buena e inevitable hermana la muerte venga a hacerte el servicio de llevarte ante Dios, ¡no te encuentres atado a cosa alguna de la tierra!

Anterior Ver capítulo Siguiente