Josemaría Escrivá Obras
267

Cuando daba la Sagrada Comunión, aquel sacerdote sentía ganas de gritar: ¡ahí te entrego la Felicidad!

Anterior Ver capítulo Siguiente