Josemaría Escrivá Obras
393

No es verdadera santidad —será, en el mejor de los casos, su caricatura— aquélla que obliga a pensar que "para aguantar a un santo, se necesitan dos santos".

Anterior Ver capítulo Siguiente