Josemaría Escrivá Obras
401

¡Clavarse en la Cruz! Esta aspiración, como luz nueva, venía a la inteligencia, al corazón y a los labios de aquella alma, muchas veces.

    —¿Clavarse en la Cruz?: ¡cuánto cuesta!, se decía. Y eso que sabía muy bien el camino: agere contra! —negarse a sí mismo. Por eso suplicaba: ¡ayúdame, Señor!

Anterior Ver capítulo Siguiente