Josemaría Escrivá Obras
403

Cada día un poco más —igual que al tallar una piedra o una madera—, hay que ir limando asperezas, quitando defectos de nuestra vida personal, con espíritu de penitencia, con pequeñas mortificaciones, que son de dos tipos: las activas —ésas que buscamos, como florecicas que recogemos a lo largo del día—, y las pasivas, que vienen de fuera y nos cuesta aceptarlas. Luego, Jesucristo va poniendo lo que falta.

    —¡Qué Crucifijo tan estupendo vas a ser, si respondes con generosidad, con alegría, del todo!

Anterior Ver capítulo Siguiente