Josemaría Escrivá Obras
404

El Señor, con los brazos abiertos, te pide una constante limosna de amor.

Anterior Ver capítulo Siguiente