Josemaría Escrivá Obras
406

Hemos de aceptar la mortificación con los mismos sentimientos que tuvo Jesucristo en su Pasión Santa.

Anterior Ver capítulo Siguiente