Josemaría Escrivá Obras
423

Ten esta seguridad: el deseo —¡con obras!— de conducirte como buen hijo de Dios da juventud, serenidad, alegría y paz permanentes.

Anterior Ver capítulo Siguiente