Josemaría Escrivá Obras
427

Al abrir tu alma, ¡sé sincero! y, sin dorar la píldora, que a veces es infantilismo, habla.

    Luego, con docilidad, sigue adelante: serás más santo, más feliz.

Anterior Ver capítulo Siguiente