Josemaría Escrivá Obras
428

No busques consuelos fuera de Dios. —Mira lo que escribía aquel sacerdote: ¡nada de desahogar el corazón, sin necesidad, con ningún otro amigo!

Anterior Ver capítulo Siguiente