Josemaría Escrivá Obras
438

Ama mucho al Señor. Custodia en tu alma, y foméntala, esta urgencia de quererle. Ama a Dios, precisamente ahora, cuando quizá bastantes de los que le tienen en sus manos no le quieren, le maltratan y le descuidan.

    ¡Trátame muy bien al Señor, en la Santa Misa y durante la jornada entera!

Anterior Ver capítulo Siguiente