Josemaría Escrivá Obras
470

Sobre ti recae —a pesar de tus pasiones— la responsabilidad de la santidad, de la vida cristiana de los demás, de la eficacia de los otros.

    Tú no eres una pieza aislada. Si te paras, ¡a cuántos puedes detener o perjudicar!

Anterior Ver capítulo Siguiente