Josemaría Escrivá Obras
473

Como te sientes fundamento escogido por Dios para corredimir —no te olvides de que eres... miseria y miseria—, tu humildad te ha de llevar a colocarte debajo de los pies —al servicio— de todos. —Así están los cimientos de los edificios.

    Pero el fundamento ha de tener fortaleza, que es virtud indispensable en quien ha de sostener o empujar a otros.

    —Jesús —díselo con fuerza—, que nunca, por falsa humildad, deje de practicar la virtud cardinal de la fortaleza. Dame, Dios mío, que discierna el oro de la escoria.

Anterior Ver capítulo Siguiente