Josemaría Escrivá Obras
801

Me hirió la condescendencia —la transigencia y la intransigencia— de aquel varón doctísimo y santo, que decía: a todo me avengo, menos a ofender a Dios.

Anterior Ver capítulo Siguiente