Josemaría Escrivá Obras
 
 
 
 
 
 
 
 
  Forja > Selección > Punto 881
881

Sacrifícate, entrégate, y trabaja con las almas una a una, como se tratan una a una las joyas preciosas.

    —Más aún, has de poner mayor empeño, porque está en juego algo de valor incomparable: el objeto de esa atención espiritual es preparar buenos instrumentos para el servicio de Dios, que han costado a Cristo, ¡cada uno!, toda su Sangre.

[Imprimir]
 
[Enviar]
 
[Palm]
 
[Guardar]
 
Traducir punto a:
Anterior Ver capítulo Siguiente