Josemaría Escrivá Obras
885

A veces, hay que atar las manos, con reverencia y con mesura, sin baldones ni descortesía. No por venganza, sino para remedio. No en castigo, sino como medicina.

Anterior Ver capítulo Siguiente