Josemaría Escrivá Obras
889

A veces, con su actuación, algunos cristianos no dan al precepto de la caridad el valor máximo que tiene. Cristo, rodeado por los suyos, en aquel maravilloso sermón final, decía a modo de testamento: “Mandatum novum do vobis, ut diligatis invicem —un mandamiento nuevo os doy, que os améis unos a otros.

    Y todavía insistió: “in hoc cognoscent omnes quia discipuli mei estis —en esto conocerán todos que sois mis discípulos, si os tenéis amor unos a otros.

    —¡Ojalá nos decidamos a vivir como El quiere!

Anterior Ver capítulo Siguiente