Josemaría Escrivá Obras
898

Tú has de procurar que haya, en medio del mundo, muchas almas que amen a Dios de todo corazón.

    —Es hora de hacer recuento: ¿a cuántas has ayudado tú a descubrir ese Amor?

Anterior Ver capítulo Siguiente