Josemaría Escrivá Obras
195

Cuando hay celo por las almas, siempre se encuentra gente buena, siempre se descubre terreno abonado. ¡No hay disculpa!

Anterior Ver capítulo Siguiente