Josemaría Escrivá Obras
204

¿Vacilas en lanzarte a hablar de Dios, de vida cristiana, de vocación..., porque no quieres hacer sufrir?... Olvidas que no eres tú quien llama, sino El: «ego scio quos elegerim» —yo sé bien a los que tengo escogidos.

Además, me disgustaría que, detrás de esos falsos respetos, se escondiera la comodidad

o la tibieza: ¿a estas alturas prefieres una pobre amistad humana a la amistad de Dios?

Anterior Ver capítulo Siguiente