Josemaría Escrivá Obras
237

¿Te lamentas?... y me explicas como si tuvieras la razón: ¡un pinchazo!... ¡Otro!...

—¿Pero no te haces cargo de que es tonto sorprenderse de que haya espinas entre las rosas?

Anterior Ver capítulo Siguiente