Josemaría Escrivá Obras
246

Sin pretenderlo, los que persiguen santifican... —Pero, ¡ay de estos “santificadores”!

Anterior Ver capítulo Siguiente