Josemaría Escrivá Obras
274

Sólo los tontos son testarudos: los muy tontos, muy testarudos.

Anterior Ver capítulo Siguiente