Josemaría Escrivá Obras
276

¡Qué bueno es saber rectificar!... Y, ¡qué pocos los que aprenden esta ciencia!

Anterior Ver capítulo Siguiente