Josemaría Escrivá Obras
280

Muchas veces es preciso hacerse violencia, para humillarse y repetir de veras al Señor: «serviam!» —te serviré.

Anterior Ver capítulo Siguiente