Josemaría Escrivá Obras
 
 
 
 
 
 
 
 
  Surco > Ciudadania > Punto 294
294

Ese encanto inconcreto y placentero del mundo..., tan constante. Las flores del camino —te atraen sus colores y sus aromas...—; las aves del cielo; las criaturas todas...

—¡Pobre hijo mío!: es razonable. De otro modo, si no te fascinaran, ¿qué sacrificio ibas a ofrecer a Nuestro Señor?

[Imprimir]
 
[Enviar]
 
[Palm]
 
[Guardar]
 
Traducir punto a:
Anterior Ver capítulo Siguiente