Josemaría Escrivá Obras
312

No quieras hacer del mundo un convento, porque sería un desorden... Pero tampoco de la Iglesia una bandería terrena, porque equivaldría a una traición.

Anterior Ver capítulo Siguiente