Josemaría Escrivá Obras
319

La perenne vitalidad de la Iglesia Católica asegura que la verdad y el espíritu de Cristo no se alejan de las diversas necesidades de los tiempos.

Anterior Ver capítulo Siguiente