Josemaría Escrivá Obras
347

“Quisiera —me escribes— que mi lealtad y mi perseverancia fueran tan sólidas y tan eternas, y mi servicio tan vigilante y amoroso, que pudiera usted alegrarse en mí y le fuese yo un pequeño descanso”.

—Y te contesto: Dios te confirme en tu propósito, para que le seamos ayuda y descanso a El.

Anterior Ver capítulo Siguiente