Josemaría Escrivá Obras
458

¡Qué bien razonada la plegaria de aquella alma que decía: Señor, no me abandones; ¿no reparas que hay “otra persona”, que me tira de los pies?!

Anterior Ver capítulo Siguiente