Josemaría Escrivá Obras
460

La verdadera oración, la que absorbe a todo el individuo, no la favorece tanto la soledad del desierto, como el recogimiento interior.

Anterior Ver capítulo Siguiente