Josemaría Escrivá Obras
468

No desmayes: por indigna que sea la persona, por imperfecta que resulte la oración, si ésta se alza humilde y perseverante, Dios la escucha siempre.

Anterior Ver capítulo Siguiente