Josemaría Escrivá Obras
469

Señor, no merezco que me oigas, porque soy malo, rezaba un alma penitente. Y añadía: ahora... escúchame «quoniam bonus» —porque Tú eres bueno.

Anterior Ver capítulo Siguiente