Josemaría Escrivá Obras
635

Mientras interpretes con mala fe las intenciones ajenas, no tienes derecho a exigir comprensión para ti mismo.

Anterior Ver capítulo Siguiente