Josemaría Escrivá Obras
 
 
 
 
 
 
 
 
  Surco > Hipocresía > Punto 636
636

Hablas continuamente de que hay que corregir, de que es preciso reformar. Bien...: ¡refórmate tú! —que buena falta te hace—, y ya habrás comenzado la reforma.

Mientras tanto, no daré crédito a tus proclamas de renovación.

[Imprimir]
 
[Enviar]
 
[Palm]
 
[Guardar]
 
Traducir punto a:
Anterior Ver capítulo Siguiente