Josemaría Escrivá Obras
821

Si te enfadas —en ocasiones es un deber; en otras, una flaqueza—, que dure sólo pocos minutos. Y además, siempre con caridad: ¡cariño!

Anterior Ver capítulo Siguiente